Seguidores

PREMIO EMANCIPACION

PREMIO EMANCIPACION
Gracias Paco por este premio que me llena de emoción

CON LA GENTE QUE ME GUSTA (A DOS VELAS)

31/1/10

PAJAROS PORTADORES DE MENSAJES




















De todo lo que llevas, tu sonrisa es lo que mejor te sienta.
No es la recompensa lo que eleva el alma, sino el esfuerzo que ha costado esa recompensa.
La talla de tu cuerpo cuenta poco, la de tu cerebro cuenta mucho pero, sobre todo cuenta la de tu corazón.
La vida debe enriquecerse con muchas amistades, ya que la mayor felicidad es amar y ser amado.
Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pues ellas resuenan hasta el infinito.
No temas a los amigos que te atacan, teme a los amigos que te adulan.
Los grandes éxitos se logran siempre convirtiendo en ventajas las desventajas.
El momento de ser feliz, es ahora.
La felicidad no depende de lo que nos pueda pasar, sino de la forma en que percibimos lo que nos ocurre.
Procura hacer esto: encuentra el lado positivo a todo aquello que parezca negativo.
La mitad de la belleza depende del paisaje y la otra mitad del hombre que lo mira.
La vida se compone de una sucesión de lecciones que deben vivirse para ser comprendidas.
El amor es como el fuego; si no se comunica, se apaga.
Recompensa los comportamientos que desee que se repitan.
Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.
El secreto de la vida consiste simplemente en aceptarla tal cual es.
El amor cura tanto al que da como al que recibe.
Sabemos lo que somos, pero ignoramos lo que podríamos haber sido.
Nuestras vidas siempre estarán colmadas si nuestros corazones dan a manos llenas.
Si te caes en tu primer intento, levántate e inténtalo nuevamente. No le eches la culpa a otro. Enfréntate a tus fracasos y decide esforzarte mucho más la próxima vez.
Se tolerante con los demás, incluyéndote a ti mismo. Somos seres humanos aprendiendo a vivir.
Lo que cuenta no es lo que se da, sino el amor con el que se da.
Un ser original es difícil de encontrar, pero fácil de reconocer.
No existe ningún problema humano al que no se le pueda dar solución, ya que esa solución está en cada uno de nosotros.
La tristeza es un muro elevado entre dos jardines.
Cuando uno no halla la tranquilidad en si mismo, es inútil que la busques en otra parte.
Cuando un hombre tiene voluntad y entusiasmo, los dioses son sus aliados.
Las cosas visibles tienen su tiempo, las invisibles son eternas.
El amor comienza cuando una persona siente que las necesidades de otra son tan importantes como las suyas propias.
Si quieres oír cantar a tu alma, haz el silencio a tu alrededor.
Todo el mundo quiere un amigo, pero nadie se ocupa de serlo.
No permitas jamás que alguien llegue a ti sin dejarle ir mejor y más feliz.
El hablar distrae. El callar y obrar recoge y da fuerza al espíritu.
Ayudar en los asuntos de los demás, no quiere decir que debamos meter la nariz en ellos.
Qué bello puede ser el día cuando la bondad lo ha iluminado.

(desconozco el autor)

25/1/10

AMAR O DEPENDER


Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos. Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.
Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo:
Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de mi amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote...
La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar. Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás.
Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve, y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.
Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos. Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.
Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:
¿Qué fue lo que te ocurrió?. Estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdiste esa oportunidad?. ¿Por qué te retiraste?.
Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja:
No me ahorró ni un día de sufrimiento... Ni siquiera una hora... NO MERECÍA MI AMOR.
El merecimiento no siempre es egolatría, sino dignidad. Cuando damos lo mejor de nosotros mismos a otra persona, cuando decidimos compartir la vida, cuando abrimos nuestro corazón de par en par y desnudamos el alma hasta el último rincón, cuando perdemos la vergüenza, cuando los secretos dejan de serlo, al menos merecemos comprensión. Que se menosprecie, ignore o desconozca fríamente el amor que regalamos a manos llenas es desconsideración o, en el mejor de los casos, ligereza. Cuando amamos a alguien que además de no correspondernos desprecia nuestro amor y nos lastima con su indiferencia, estamos en el lugar equivocado. Esa persona no se hace merecedora del afecto que le prodigamos. La cosa es clara: si no me siento bien recibido en el corazón de alguien, empaco y me voy. La misión de todos en este mundo es encontrar la felicidad, pero la real, no la que creemos que es.
Nadie se quedaría tratando de agradar y disculpándose por no ser como les gustaría que fuera. No hay vuelta de hoja. En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame ni te comprenda, y menos aún, quién te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca, pero no te conviene...
(Amar o depender Walter Risso)

17/1/10

ALMAS GEMELAS


Este es un tema del que hasta ahora no he hablado en mi espacio, pero sobre el que quiero opinar porque entiendo que le vendrá bien a una amiga en una situación difícil.

Creo que muchas parejas viven juntas por error. Todos necesitamos tener a alguien que nos quiera y a quien querer, y por ello buscamos una pareja. Quizás nos precipitamos en la decisión o confundimos los sentimientos, y con el tiempo, nos damos cuenta de que estamos con la persona equivocada.

Sin embargo, no hay que desesperar porque cada uno tiene su alma gemela y con la magia de un corazón abierto se crea la sincronía necesaria para encontrarla una y otra vez a través de los tiempos.
Si como dice Goethe “el alma del hombre es como el agua. Viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra en un eterno ciclo”, el reencuentro de las almas gemelas es inevitable.

Cuando dos almas gemelas han de reencontrarse, el Cosmos se confabula para posibilitarlo, y es por eso que el día menos pensado se cruza contigo esa persona por quien sientes una extraña atracción y la sensación además, de que le conoces de toda la vida. Le reconoces porque su mirada te muestra su alma y su pureza, como la flor que al abrirse nos desvela su color y su fragancia.

La existencia de una energía complementaria es una realidad que no debe ser considerada como un producto de los cuentos de hada o de la literatura femenina, porque no lo es. Cuando dos almas gemelas forman pareja, el resultado puede ser una verdadera alquimia. La unión se convierte en la fusión mágica del ying y el yang, y la relación en algo sagrado, cósmico, tanto a nivel espiritual, intelectual, como emocional y físico.

Ese amor trasciende la edad, la materia, la raza, el credo, las distancias. Al verse, esas personas sienten una infinita necesidad de abrazarse y besarse y expandir las energías de sus corazones. Ambas desean crecer espiritual e intelectualmente, se incentivan mutuamente para lograr ese crecimiento personal, no existe entre ellas el egoísmo ni la individualidad y tienen el deseo, aunque inconsciente, de llevar a cabo su misión juntos.

Las relaciones se viven para evolucionar, para crecer, no para mermar; para sumar, no para restar; para cooperar, no para competir.

El corazón tiene razones que la razón no entiende. Síguelo, sé feliz!!!

11/1/10

EL PODER DE LA IMAGINAICÓN



Erase una vez tres gusanos de seda que ignoraban su futuro como mariposas. Sus nombres eran Pesimista, Realista e Idealista. Se les acercaba la hora de su transformación y empezaron a sentir los primeros síntomas… Su voraz apetito fue desapareciendo, su movilidad menguaba a gran velocidad y, finalmente, sintieron como el capullo les aislaba del mundo conocido, de la seguridad de lo cotidiano. En la oscuridad del misterio de su futuro, tuvieron pensamientos distintos:

Pesimista se dijo a sí mismo que estaba viviendo el final de su vida, y en lo más profundo de su sentir, se despidió de los buenos momentos.

Realista se dio ánimos diciéndose que todo aquello sería mometáneo y que, tarde o temprano, todo volvería a la normalidad.

Idealista sintió que, aquello que le estaba ocurriendo, podría ser la oportunidad para que se cumpliese su sueño más preciado: poder volar. Y aprovechó la oscuridad para perfeccionar sus sueños.

Cuando los tres capullos se abrieron, dejaron ver tres realidades iguales y distintas a la vez…

Pesimista era una bellísima mariposa, pero… estaba muerta… Había muerto de miedo.
Realista era una hermosísima mariposa, pero…. a pesar de ello, empezó a arrastrarse como cuando era gusano. Con satisfacción, dio las gracias al cielo por haber podido seguir igual.
Idealista, nada más ver la luz del día, buscó sus alas… y al verlas, su corazón rezumó alegría, emprendió el vuelo, y dio las gracias, repartiendo su dicha por todo el bosque.

(Desconozco el autor)

7/1/10

VENTANAS DE LA VIDA



Abre la ventana de tu corazón, y deja el alma airear! ¿Sabes aquel olor de moho de sueños que envejeció, y tú ni te diste cuenta? Deja que el viento lo lleve bien lejos...

Libérate del residuo amargo de todo el dolor y del rencor, haz una buena limpieza en los cristales de la ventana del corazón, te garantizo que verás mejor la vida afuera...

Deja la luz inundar todo, borrar las marcas de las decepciones, las tristezas del fracaso, el vicio de sufrir por sufrir, y por encima de todo, permite que el sol derrita el hielo de la soledad...

Enamórate por una sonrisa y sonríe también... ilumina las ventanillas de los ojos ... atrae los colibríes, mariposas, luciérnagas, ama a la persona que el espejo refleja todas las mañanas...

Abre todas las ventanas de los antojos y derrocha sueños, nadie sueña vanamente ... y tampoco es verdad que los sueños huyen ... las personas desisten... y ellos mueren...

Afirma tus antojos sobre bases sólidas y construye día a día ... escalones para que puedas llegar hasta tu meta ... después aplaudirás porque tú lo conseguiste!!! “ EN ESO RESIDE EL PLACER!...”.

No permitas que ninguna sombra pesada borre el sol, que ninguna pared aprisione el viento, y calle el sonido de la vida... Jamás te transformes en huérfano de luz...

Diseña un horizonte mas allá de tu ventana, exagera en los colores y entrelaza alegrías entre hojas. Haz florecer todos los campos que tu vista alcanza, después ve mas allá...

Expon en la ventana toda la alegría de vivir... muestra al mundo un rostro luminoso, una faz sin arrugas de preocupaciones, lista para ser acariciada, admirada y besada...

Amplía la esencia de la ternura, siembra la brisa, un gesto, una frase dulce o un suspiro. Seguramente algún alma conmovida escuchará y devolverá el eco de tu voz...

Desvía tu mirada de las cosas tristes e infelices, transforma en oasis toda la aridez que aparece, tira para fuera aventuras y aventuras en abundancia, a través de tu ventana ...

Esparce el polvo dorado de tus sueños mas allá de la ventana, planta flores, cosecha encantamiento... Permite que las semillas de la felicidad se esparzan y contaminen toda la tierra...

Rehaz tus creencias, redime equivocos, culpas, regenera errores y fallos, distribuye el perdón. Valora siempre lo mejor de cada persona, y principalmente lo mejor que existe en ti...

Abre la ventana de la vida y que se llene de cada cosa, aunque te parezca pequeña . Vive la forma adulta de ser niño... Abre la ventana y no mires pasar la vida a través de ella... VIVELA!!!

(Desconozco el autor)

1/1/10

LA HISTORIA DEL SOL Y LA LUNA


Cuando el Sol y la Luna se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor.

Sucede que el mundo aún no existía y el día que Dios decidió crearlo, les dio entonces un toque final... ¡¡¡el brillo!!!.

Quedó decidido también que el Sol iluminaría el día y que la Luna iluminaría la noche, siendo así, estarían obligados a vivir separados. Les invadió una gran tristeza y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían...

La Luna fue quedándose cada vez más angustiada. A pesar del brillo dado por Dios fue tornándose solitaria. El Sol, a su vez había ganado un título de nobleza:"ASTRO REY", pero eso tampoco le hizo feliz.

Dios viendo esto, les llamó y les explicó: "No debéis estar tristes, ambos ahora poseéis un brillo propio". "Tú, Luna, iluminarás las noches frías y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías." "En cuanto a ti, Sol, sustentarás ese título porque serás el más importante de los astros, iluminarás la Tierra durante el día, proporcionarás calor al ser humano y tu simple presencia hará a las personas más felices."

La Luna se entristeció mucho más con su terrible destino y lloró amargamente... y el Sol, al verla sufrir tanto, decidió que él no podía dejarse abatir más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarle a aceptar lo que Dios había decidido.

Aún así, su preocupación era tan grande que decidió hacer un pedido especial a Dios: " Señor, ayuda a la Luna, por favor, es más frágil que yo, no soportará la soledad..." Y Dios... en su inmensa bondad... creó entonces las estrellas para hacer compañía a la Luna.

La Luna siempre está muy triste recurre a las estrellas, que hacen de todo para consolarla, pero casi nunca lo consiguen.

Hoy, ambos viven así... separados, el Sol finge que es feliz y la Luna no consigue disimular su tristeza. El Sol arde de pasión por la Luna y ella vive en las tinieblas de su añoranza.

Dicen que la orden de Dios era que la Luna debería de ser siempre llena y luminosa, pero no lo consiguió... porque es mujer, y una mujer tiene fases. Cuando es feliz, consigue ser llena, pero cuando es infeliz es menguante y, cuando es menguante, ni siquiera es posible apreciar su brillo.

LUNA y SOL siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas pero débil.

Los hombres intentan, constantemente, conquistarla, como si eso fuera posible. Algunos han ido incluso hasta ella, pero han vuelto siempre solos. Nadie jamás consiguió traerla hasta la Tierra, nadie, realmente, consiguió conquistarla, por más que lo intentaron.

Sucede que Dios decidió que ningún amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la Luna y el del Sol... Fue entonces que Él creó el Eclipse.

Hoy, Sol y Luna viven esperando ese instante, esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta que sucedan.

Cuando mires al Cielo, a partir de ahora, y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse. Es, a ese acto de Amor, al que se le dio el nombre de Eclipse.

Es importante recordar que el brillo de su éxtasis es tan grande que se aconseja no mirar al Cielo en ese momento... tus ojos podrían cegarse al ver tanto Amor.
(Desconozco el autor)