Seguidores

PREMIO EMANCIPACION

PREMIO EMANCIPACION
Gracias Paco por este premio que me llena de emoción

CON LA GENTE QUE ME GUSTA (A DOS VELAS)

30/9/09

EL CIEGO Y LA LAMPARA


Hace cientos de años en una ciudad de Oriente. Un anciano caminaba de noche por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. En cierto momento, un hombre giró una esquina y tropezó abruptamente con el anciano. El hombre se puso a gritarle con malos modos:--¡Vigila viejo, mira por donde vas! Tras gritar, el hombre se calmó y miró al anciano a la luz de la lámpara que éste sostenía. De pronto, reconoció a un amigo. Se dio cuenta que era Guno, el ciego del pueblo. Le dijo:--¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...El anciano le respondió:--Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. No llevo la lámpara para ver mi camino, sino para que no tropiecen conmigo y para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi.
(desconozco el autor)

26/9/09

EL OBSTACULO


Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran
roca obstaculizando un camino.
Entonces se escondióy miró para ver si
alguien quitaba la tremenda roca.
Algunos de los comerciantes más
adinerados del rey y cortesanos vinieron y
simplemente le dieron una vuelta.
Muchos culparon al rey ruidosamente de
no mantener los caminos despejados,
pero ninguno hizo algo para sacar la piedra
grande del camino. Entonces un campesino
vino, y llevaba una carga de verduras.
Al aproximarse a la roca, el campesino puso
su carga en el piso y trató de mover la roca
a un lado del camino. Después de empujar y
fatigarse mucho, lo logró.
Mientras recogía su carga
de vegetales, notó una cartera en el suelo,
justo donde había estado la roca. La cartera
contenía muchas monedas de oro
y una nota del mismo rey indicando que
el oro era para la persona que removiera la
piedra del camino. El campesino aprendió
lo que los otros nunca entendieron:
Que cada obstáculo presenta una
oportunidad para mejorar
la condición de uno.
(Desconozco el autor)

22/9/09

LA CARAVANA DE LA LIBERTAD



Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche. Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste.
Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez, tampoco querían perder el camello.
Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea. Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los camellos y los prepararon para continuar el viaje. Había uno, sin embargo, que no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de el, pero el animal no quería moverse. Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que estaba libre.Aunque el camello había estado libre todo el tiempo, se dejó convencer de que estaba atado. Lo mismo ocurre con la mente humana; también es potencialmente libre, pero mucha gente se deja convencer de que está atada por sus problemas mentales y las aparentemente opresivas responsabilidades.
Tú eres realmente libre, igual que el camello sin atar, a pesar de que los condicionamientos y los prejuicios te hacen creer que estás firmemente sujeto. Te comparas con los demás, al igual que lo hacía el camello y automáticamente crees que estás limitado. Debes entender que eres realmente libre. Todo lo que tienes que hacer es desatarte, dejar ir los problemas mentales, el poste imaginario de tu cautiverio. Todo lo que debes hacer es cambiar de actitud.
(desconozco el autor)

19/9/09

PAZ





Había una vez, un rey que ofreció un gran premio a
aquel artista que pudiera captar en una pintura
la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron y
el reyobservó y admiró todas las pinturas que le
presentaron pero solamente hubo dos que a él
realmente le gustaron y tuvo que escoger
entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo.
Este lago era un espejo perfecto donde se
reflejaban unas plácidas montañas que lo
rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo
muy azul con tenues nubes blancas.
Todos aquellos que miraron
esta pintura pensaron que ésta reflejaba
la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas.
Pero éstas eran escabrosas y descubiertas.
Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía
un impetuoso aguacero con rayos y truenos.
Montaña abajo parecía retumbar un espumoso
torrentede agua. Todo esto no se revelaba para
nada pacifico. Pero cuando el Rey observó
cuidadosamente, miró tras la cascada un
delicado arbusto creciendo en una grieta de
la roca. En este arbusto se encontraba
un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta
caída de agua, estaba sentado placidamente
un pajarito en el medio de su nido... Paz perfecta...

¿Cuál crees que fue la pintura ganadora?
El Rey escogió la segunda. ¿Sabe"Porque,"
explicaba el Rey, "Paz no significa estar en un lugar
sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor.
Paz significa que a pesar de estar en medio de todas
estas cosas permanezcamos calmados dentro de
nuestro corazón.
Este es el verdadero significado de la paz.


(Según encontrado en la red su Autora es: Esther Medina)

16/9/09

REFLEJOS DE LUZ


Cuántas personas caminan desoladas y solas...
Andan y sienten que sus pasos las conducen a
ningun lugar. Perdieron, hace mucho, la dirección
de la esperanza...
Varias se debaten en las tinieblas de la
desilusión, del abandono, de la desdicha...
Se suceden los días, los minutos pasan como si trajesen
consigo una suma cada vez mayor de sinsabores...
La vida les parece un eterno anochecer,
una oscuridad eterna.
Miles de criaturas están al borde de un colapso nervioso.
Muchos corazones están casi sofocados de angustia,
de añoranza, de desesperación, deambulando en el
pasado, en busca de recuerdos perdidos.
Nosotros podemos ser un reflejo de luz.
Podemos cultivar en la intimidad un jardín de flores y
luces y sembrar esperanza.
Podemos ser la madrugada radiante que trae consigo
la melodía de los pájaros anunciando el alba.
Podemos ser el amanecer de aquellos que se debaten
en la oscuridad, trayendo los primeros rayos de sol
que vencen las tinieblas, irradiando claridad y confort.
Podemos emitir una frase de optimismo
o apenas una palabra de fe,
que les devuelva la confianza en el futuro...
Incentivarles el valor, de modo que el desaliento
no se transforme en un arma destructora.
Extender el puente del diálogo amigo,
capaz de lograr el equilibrio y la serenidad.
Seamos un reflejo tranquilo.
Pero para eso es necesario cultivarlo en el corazón.
Es preciso que sembremos flores de comprensión,
de amabilidad y dulzura.
Es tan triste caminar en la soledad...
Más triste aún es tener como compañía a la
desesperanza. Derrotemos, en definitiva,
a la indiferencia, derrumbando las murallas del orgullo,
que nos impiden ver las necesidades de los que caminan
a nuestro lado.
Seamos un reflejo de luz, de paz, de esperanza.
Actuando así, sentiremos la suave felicidad
invadiéndonos el alma, penetrándonos el corazón
y aliviando nuestras carencias y dolores.
En la medida en que nos sentimos útiles con alguien,
recibimos las bendiciones que tanto precisamos.
Olvidemos los pies heridos en las espinas del camino
y sentiremos crecer nuestras fuerzas.
Ayudándonos unos a otros, conseguiremos alcanzar
la cima de la montaña, desde donde podremos vislumbrar
la amplia planicie cubierta de hierbas y flores.
No hay noche que perdure para siempre.
El punto más alto de la oscuridad es también
el inicio de la madrugada,
que trae consigo la claridad, venciendo las tinieblas.
Las nubes, por más densas que parezcan, son efímeras
y pasajeras, pero el sol pedura.
(desconozco el autor)

13/9/09

LA ORUGA


En una ocasión, Padre Sol cabalgaba alegremente por el
cielo azul mientras pensaba: -Ya es hora de que llegue
la Primavera. Madre Tierra y yo hemos de crear juntos
la Primavera. Entonces llamó abajo: -Madre Tierra,
mira hacia arriba, ha llegado el momento de
la Primavera. Tenemos mucho que hacer.
Madre Tierra miró hacia arriba desde su retiro
invernal y respondió. -Sí, Padre Sol, realmente ya es
hora de que llegue la Primavera. Derrama tus rayos
resplandecientes sobre la tierra.
Entonces podremos crear juntos la Primavera.
El sol brilló cálidamente, mientras Madre Tierra
iba de un lado a otro,
y allí donde ella sacudía su mano aparecían verdes
retoños; más tarde, miles de capullos de colores como
pequeñasestrellas se irguieron hacia la luz del sol.
Las pequeñas orugas salieron de sus huevos
y empezaron a comerse las hojas de las plantas.
A las plantas no les importaba -¡tenían tantas hojas!-
y las orugas crecieron gordas trabajando activamente.
Una oruga acudió a Madre Tierra y empezó a
refunfuñar: -No está bien -dijo- las plantas tienen flores
que pueden mecerse al viento y mirar al sol.
Y yo he de permanecer a la sombra de las hojas.
¿Por qué no puedo yo ser una flor
y adorar al sol? -Eres demasiado gorda
-dijo Madre Tierra-
tan sólo piensas en comer y en tu propio bienestar.
-Pero sé correr muy deprisa -dijo la oruga-.
Dime cómo puedo convertirme
en mosca. ¡Yo también quiero adorar al sol!
-¡Tienes grandes ideas, pequeña larva
-dijo Madre Tierra.
Entonces habló lenta y solemnemente:
-Existe una manera de llegar a ser distinto,
pero es difícil y peligrosa.
Aquel que vino del sol y trajo nueva vida a la tierra
fue quien enseñó cómo conseguirlo. -¡Dime, dime!
- gritó la oruga- ¿qué es lo que debo hacer?
-Tienes que ser muy valiente y estar dispuesta a morir
-dijo Madre Tierra-.
Primero tienes que hilar para ti misma un vestido de
sedablanco. Después ceñirlo bien apretado alrededor
de tu grueso y pequeño cuerpo,
y después recostarte muy quieta y esperar.
El vestido de seda se pondrá completamente tieso,
y te sentirás como si estuvieses cautiva.
Tu cuerpo se desvanecerá lentamente, y creerás
que vas a morir. Mas cuando apenas quede algo de ti,
un ángel vendrá del sol y moldeará tu nueva forma
dentrode tu pequeña celda. Lentamente tu nuevo y
delicado cuerpo empezará a formarse, y con él podrás
adorar al sol. -Lo intentaré- dijo humildemente
la oruga, y empezó a hilar el blanco vestido de seda.
Cuando el tejido que le envolvía
se puso duro, se recostó muy quieta,
esperando y esperando.
El tiempo se hizo muy largo. La oruga sintió que
se desvanecía y se preguntó si moriría.
Pero el ángel vino del sol con su nueva forma y
se la ajustó. Poco a poco su nuevo cuerpo, mucho más
delicado y hermoso,fue creciendo dentro de su prisión.
Finalmente, ésta se abrió con fuerza, y la oruga surgió
a la luz del sol. Se dio cuenta de que tenía alas doradas
y de que podía volar hacia el sol.
Alegremente gritó:
-¡Soy una flor que puede volar! Gracias Madre Tierra,
gracias Padre Sol. Ahora realmente puedo adorar al sol.
Así, la oruga que se había convertido en mariposa
voló de flor en flor, cantando alegremente al Sol.
(desconozco el autor)

10/9/09

LAS CUATRO ESTACIONES



Había un hombre que tenia cuatro hijos.
El buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan
rápidamente sin valorarlas en su conjunto
y entonces decidió enviar a cada uno
por turnos a ver un árbol de peras que
estaba a una gran distancia.
Todos sabían que visitarían el mismo árbol pero desconocían
que lo harían en diferentes fechas del año.
El primer hijo fue en el invierno, el segundo en primavera,
el tercero en verano y el hijo más joven en el otoño.

Cuando todos ellos habían ido y regresado,
el los llamó y juntos les pidió que describieran lo que
habían visto para que lo escucharan sus hermanos.
El primer hijo mencionó que el árbol era horrible,
doblado y retorcido.
El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes
verdes y lleno de promesas.
El tercer hijo no estuvo de acuerdo, el dijo que estaba cargado
de flores, que tenia aroma muy dulce y se veía muy hermoso,
era la cosa mas llena de gracia que jamás había visto.
El ultimo de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno
de ellos, el dijo que estaba maduro y marchitándose
de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.
Entonces el hombre les explico a sus hijos que todos tenían
razón, por que ellos solo habían visto una de las estaciones
de la vida del árbol.
El les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol,
o a una persona, por solo ver una de sus temporadas,
y que la esencia de lo que son,
el placer, regocijo y amor que viene con la vida
puede ser solo medida al final,
cuando todas las estaciones han pasado.
Si tu te das por vencido en el invierno,
habrás perdido la promesa de la primavera,
la belleza del verano y la satisfacción del otoño.


Moraleja:
No dejes que el dolor de alguna estación
destruya la dicha del resto.
No juzgues la vida por solo una estación

difícil. Persevera a través de las dificultades y malas rachas… pues sin duda vienen por delante
mejores tiempos que nos harán olvidar el resto.
La motivación y el amor por la vida no reside

en ver lo que está ocurriendo en cada momento,
sino en saber amar y disfrutar cada minuto siendo conscientes de que forman parte de un todo,
y que ese todo es genial y está lleno de satisfacciones, independientemente de que este instante sea bueno,
malo o regular.